La Se­ma­na San­ta vi­vi­da des­de la fe y el co­ra­zón de cre­yen­tes

Mons. Ge­rar­do Mel­gar Un año más nos dis­po­ne­mos a vi­vir, con toda nues­tra fe, los mis­te­rios de la muer­te y la re­su­rrec­ción de Cris­to en esta Se­ma­na San­ta de este año 2018.

0
242

La Se­ma­na San­ta no pue­de ser para un cris­tiano solo ni una se­ma­na cul­tu­ral, ni una se­ma­na al ser­vi­cio del atrac­ti­vo tu­rís­ti­co, sino una se­mana de de­mos­tra­ción y tes­ti­mo­nio de nues­tra fe.

Todo lo ex­te­rior que vi­vi­mos en esta se­ma­na debe ayu­dar­nos a avan­zar en la vi­ven­cia de nues­tra fe ver­da­de­ra; a ce­le­brar des­de el co­ra­zón de cre­yen­tes los acon­te­ci­mien­tos prin­ci­pa­les de nues­tra vida cris­tia­na, como son los de la muer­te y re­su­rrec­ción del Se­ñor.

No po­de­mos vi­vir dos ti­pos de Se­ma­na San­ta: la de quie­nes la vi­ven des­de fue­ra y en la ca­lle; y la de los que la vi­ven en las ce­le­bra­cio­nes de la Igle­sia. La ce­le­bra­ción en la ca­lle, en nues­tras pro­ce­sio­nes, tie­ne per­fec­to sen­ti­do cuan­do son ex­pre­sión de la fe que vi­vi­mos en las ce­le­bra­cio­nes li­túr­gi­cas de es­tos días, en las que con­me­mo­ra­mos la muer­te y la re­su­rrec­ción de Cris­to.

Las pro­ce­sio­nes, cuan­do las redu­ci­mos a even­tos de atrac­ti­vo tu­rís­ti­co y nada más, las es­ta­mos pro­fa­nan­do, por­que de­jan de ser una ma­ni­fes­ta­ción pú­bli­ca de la fe para con­ver­tir­se en un atrac­ti­vo tu­rís­ti­co que se con­tem­pla como un es­pec­tácu­lo en el que se pue­de par­ti­ci­par con solo ser es­pec­ta­dor, pero sin me­ter­se en ella como pro­ta­go­nis­tas, ni par­ti­ci­pan­do de su pro­fun­do sig­ni­fi­ca­do.

La Se­ma­na San­ta la te­ne­mos que vi­vir des­de el co­ra­zón y nues­tro es­pí­ri­tu de cre­yen­tes, como la Igle­sia pro­po­ne, y con el es­pí­ri­tu que siem­pre tuvo la mis­ma: par­ti­ci­pan­do en las ce­le­bra­cio­nes li­túr­gi­cas, aco­gién­do­nos al per­dón de Dios por me­dio del sa­cra­men­to de la pe­ni­ten­cia y me­tién­do­nos como per­so­na­jes vi­vos en el dra­ma de la pa­sión, cuyo pro­ta­go­nis­ta es Cris­to.

La Se­ma­na San­ta es «la Se­ma­na gran­de de los cris­tia­nos». En ella con­me­mo­ra­mos los mis­te­rios de la muer­te y la re­su­rrec­ción del Se­ñor, mis­te­rios a tra­vés de los que el Se­ñor nos ha res­ca­ta­do del pe­ca­do, nos ha re­con­ci­lia­do con el Pa­dre, ga­nan­do nues­tra ca­te­go­ría de hi­jos de Dios. Como dice san Pe­dro en su Pri­me­ra Car­ta: «Pues ya sa­béis que fuis­teis li­be­ra­dos de vues­tra con­duc­ta inú­til, he­re­da­da de vues­tros pa­dres, pero no con algo co­rrup­ti­ble, con oro o pla­ta, sino con una san­gre pre­cio­sa, como la de un cor­de­ro sin de­fec­to y sin man­cha, Cris­to» (1 Pe. 1, 18-19).

Por­que esto es así, la Se­ma­na San­ta debe ser para no­so­tros, los se­gui­do­res de Cris­to, una con­ti­nua ac­ción de gra­cias a Él por su en­tre­ga por no­so­tros, sin mé­ri­to al­guno por nues­tra par­te, una con­ti­nua ado­ra­ción al Hijo de Dios re­den­tor, que por no­so­tros y por nues­tra sal­va­ción se en­tre­gó a la muer­te en la cruz, y una ver­da­de­ra con­ver­sión de nues­tra vida ante tan­to amor mi­se­ri­cor­dio­so, acer­cán­do­nos al per­dón de Dios que se nos ofre­ce en el sa­cra­men­to de la re­con­ci­lia­ción.

En esta se­ma­na «gran­de» de los cre­yen­tes en Cris­to de­be­mos acom­pa­ñar al Se­ñor en la cena del Jue­ves San­to; es­tar a su lado en el mo­men­to de la pa­sión del Vier­nes San­to; y re­su­ci­tar con Él a una vida nue­va, en la que Dios sea real­men­te al­guien im­por­tan­te para no­so­tros; plan­tear­nos nues­tra vida des­de su men­sa­je y ser para cuan­tos nos con­tem­plen un ver­da­de­ro tes­ti­mo­nio de vida como se­gui­do­res su­yos.

Si vi­vi­mos así la se­ma­na será real­men­te san­ta. Si nos con­for­ma­mos con vi­vir­la solo ex­te­rior­men­te ten­drá todo lo que que­ra­mos de atrac­ti­vo tu­rís­ti­co, pero muy poco de Se­ma­na San­ta.

¡Fe­liz Se­ma­na San­ta para to­dos!