Los términos hebreo y griego para “brazo” (zeró·haʽ; bra·kjí·ōn) se usan con frecuencia en la biblia de modo figurado para representar la capacidad de ejercer fuerza o poder. El “brazo” de Jehová Dios es inconmensurablemente poderoso, capaz de hacer obras  maravillosas.

Jer 32:17 ¡Oh Señor Jehová! he aquí que tú hiciste el cielo y la tierra con tu gran poder, y con tu brazo extendido, ni hay nada que sea difícil para ti;

Dios con su gran poder y  con su brazo extendido creó el universo entero incluyendo al hombre.

Isaías elabora una pregunta en el Antiguo Testamento: ¿Quién ha creído a nuestro mensaje? ¿A quién se ha revelado el brazo del SEÑOR? Is 53:1

Porque el profeta entendió  que  “el brazo de Dios”  era un misterio,  agregó que Dios mismo había desnudado (revelado)  su santo brazo a la vista de todas las naciones  ((Is:52:10) afirmando al mismo tiempo que todos los confines de la tierra verian  la salvación de  Dios.

El “ brazo extendido”  de Dios es “el Señor Jesucristo”

Es  por medio de Jesucristo, revestido de autoridad y poder y en calidad de Juez y Ejecutor que Jehová manifiesta su fuerza representada por su “brazo”.

Isaías 40:10

He aquí, el Señor DIOS vendrá con poder, y su brazo gobernará por El.

Él es quien salva a los que están angustiados, libera a su pueblo, sostiene y cuida a sus siervos, juzga y esparce a sus enemigos.

Quebrar el brazo quiere decir desbaratar el poder de alguien y la biblia afirma que el brazo de carne, que representa el poder humano, es poco confiable e insuficiente para el que se apoya en él. Jehová advierte a su pueblo de lo engañoso y desastroso que puede resultar confiar en el brazo humano. (2Cr 32:8; Jer 17:5) y que  Él quebrará el brazo de los inicuos.

Job  38:15

 Mas la luz de los impíos es quitada de ellos,
Y el brazo enaltecido es quebrantado”.

Pongamos atención a la advertencia que Juan hizo en el capítulo 12:37-40

Pero a pesar de que había hecho tantas señales delante de ellos, no creían en él;

para que se cumpliese la palabra del profeta Isaías, que dijo:
Señor, ¿quién ha creído a nuestro anuncio?
¿Y a quién se ha revelado el brazo del Señor?

Por esto no podían creer, porque también dijo Isaías:

Cegó los ojos de ellos, y endureció su corazón; Para que no vean con los
ojos, y entiendan con el corazón,
Y se conviertan y yo los sane.

OREMOS para recibir la revelación del brazo extendido de Dios, reconozcamos que en nosotros no hay fortaleza alguna ni poder,  aprendamos a descansar en el poder de Dios, permitiendo que el actúe en nuestra vida al no confiar en nosotros mismos,  pidamos al Padre que sane nuestra ceguera espiritual  y ablande nuestro corazón para recibir la revelación de su Hijo amado “Cristo poder de Dios y sabiduría de Dios” . 1 Corintios 1:24