“Sólo 49% de los encuestados indicaron que confían en su obispo, lo que revela una desconfianza muy importante en sus pastores”
“Los sacerdotes dijeron que amaban su trabajo, registrando notas muy superiores a las de la población general”
Son los curas jóvenes los que afirman sentirse “más quemados” que el clero mayor

Contentos con su labor ministerial, pero no tanto con sus obispos. Son parte de las conclusiones de la reciente encuesta ‘Bienestar, confianza y procedimientos en tiempos de crisis’, realizada por la Universidad Católica Americana en base a preguntas a 10.000 sacerdotes de Estados Unidos, de las que se recibieron 3.516 respuestas de 191 diócesis.

Quizá el dato más significativo es que sólo 49% de los encuestados indicaron que confían en su obispo, lo que revela una desconfianza muy importante en sus pastores, lo que de alguna manera viene contrarrestado con el hecho de que la mayoría de los curas se muestran contentos con su trabajo, a pesar de que consideran que están sobrecargados de tareas.

Más contentos con su trabajo que el resto de la población

En este sentido, los sacerdotes “dijeron que amaban su trabajo, registrando notas muy superiores a las de la población general. Casi ocho de cada diez sacerdotes podían describirse como ‘florecientes’ según sus respuestas a diez preguntas que evaluaban su ‘felicidad y satisfacción en la vida, salud mental y física, sentido de significado y propósito, carácter y virtud, y relaciones sociales cercanas’, según informa The Tablet.

A pesar de estas elevadas puntuaciones de satisfacción, casi la mitad (el 45%) de los sacerdotes mostraba al menos un signo de agotamiento, y casi uno de cada diez mostraba signos graves de agotamiento. Igualmente significativo es el hecho de que son los curas jóvenes los que afirman sentirse “más quemados” que el clero mayor y que son los sacerdotes religiosos quienes menos propenden “a revelar agotamiento, ya que un tercio mostraba al menos un indicador, en comparación con la mitad del clero diocesano”.

Miedo a ser acusados de abusos

Uno de los principales factores negativos en la evaluación del bienestar de los sacerdotes estadounidenses es que un porcentaje muy alto de ellos (82%) teme ser acusado falsamente de abusos sexuales, y eso a pesar de que las acusaciones que resultan ser infundadas y falsas son únicamente el 1,5% del total.

De ahí, según se desprende de la encuesta, la sorprendente baja confianza en sus obispos, toda vez que muchos curas temen ser abandonados por sus obispos llegados el caso.