Trump coloca jueces conservadores por todos los tribunales de EEUU

0
62

Para seducir a los conservadores, el presidente Donald Trump ha designado a jueces federales leales a sus valores en todo Estados Unidos, acelerando aún más el ritmo en el período previo a las decisivas elecciones de medio término.

«Han pasado menos de dos años desde que fui electo presidente y ya he traído a dos jueces a la Corte Suprema», se jactó el líder republicano en referencia a Neil Gorsuch y Brett Kavanaugh, en un mitin electoral el lunes por la noche en el estado de Texas.

«También rompimos un récord de jueces federales», agregó, bromeando en que solamente George Washington, el histórico primer presidente de Estados Unidos, lo había hecho mejor al nombrar al «100% de los jueces» del país. «Nunca lo venceremos, ¡pero nos acercamos!», subrayó Trump.

De acuerdo con la Constitución de Estados Unidos, el presidente designa a los jueces de la Corte Suprema y a los jueces federales de por vida en los tribunales de apelación o de primera instancia. Depende del Senado confirmarlos en sus cargos.

Desde su investidura, Donald Trump ha conseguido la confirmación de 84 jueces, contra 43 en el mismo período de su predecesor, el demócrata Barack Obama. Además, ha nombrado a más de 50, que están esperando la luz verde del Senado.

Todos ellos fueron seleccionados por sus puntos de vista conservadores, «a veces ardientemente», y con ello capaces de «poner nerviosas a algunas personas», según el exabogado de la Casa Blanca Don McGahn.

Los recién nombrados ya se han distinguido, sea rechazando un caso de discriminación racial en el trabajo o abogando por la eliminación de donaciones durante las campañas electorales.

«Ya podemos sentir la diferencia» a nivel de los tribunales de apelación, se regocijó la semana pasada el ministro de Justicia Jeff Sessions.

Consciente de dejar una huella duradera en el Poder Judicial, Donald Trump ve estas nominaciones como «una de las cosas más importantes» entre sus acciones, «quizás la más importante».

– Postes vacantes –

En el período previo a las elecciones parlamentarias del 6 de noviembre, estos nuevos jueces que se están preparando refuerzan a los votantes conservadores.

Cristianos evangélicos y republicanos tradicionalistas habían observado con escepticismo el ascenso de Trump, un multimillonario casado tres veces y nada conocido por su fervor religioso.

Durante la campaña presidencial de 2016, Trump ganó apoyo prometiendo nombrar a la Corte Suprema a jueces que se opusieran al aborto y que favorecieran la circulación y porte de armas de fuego, y de manera más general, a elegir jueces con un enfoque conservador en el ámbito del Derecho.

Cuando Trump llegó al poder, pudo confiar en un Senado dominado por los republicanos que, de 2014 a 2016, había bloqueado a los candidatos presentados por Barack Obama, de modo que quedaban vacantes los cargos de 107 jueces.

Aprovechando la reducción del umbral requerido (mayoría simple contra la mayoría de tres quintos hasta 2013), los senadores republicanos confirmaron a casi todos los jueces elegidos por el nuevo presidente.

Un candidato, sin embargo, tuvo que tirar la toalla debido a sus deficiencias legales, mientras que otro se rindió después del descubrimiento de escritos antiguos favorables al grupo supremacista blanco Ku Klux Klan.

– «Toma de poder» –

Pero los senadores republicanos pueden perder su mayoría en la elección del 6 de noviembre. Luego permanecerían solamente dos meses antes de que los nuevos funcionarios electos asuman el cargo para confirmar a la cincuentena de jueces en espera.

Simplemente se comprometen a una velocidad superior, ignorando la práctica habitual de rigor en la sala. Quince jueces fueron confirmados repentinamente a mediados de octubre, justo antes de que el Senado saliera de licencia.

El Comité Judicial del Senado continúa con sus audiencias a los candidatos de Trump a pesar de la interrupción de la sesión parlamentaria.

«Los líderes de la comisión ahora tienen reuniones mientras todos sus miembros han regresado a sus hogares, una toma de poder sin precedentes», denuncia la organización de juristas progresistas, la Sociedad Estadounidense de Constitución.

«El gobierno de Trump está tratando de abarrotar las cortes por muchos años», lamentó también la senadora demócrata Kamala Harris, quien prometió «luchar» para detenerlo en un mensaje en Twitter.

Para hacer esto, los demócratas deben ahora mantener el control del Senado.