Reapertura de iglesias en México: cuándo abren, aforo por semáforos y protocolo

Las iglesias podrán abrir sus puertas a un 25% de capacidad si el semáforo epidemiológico se encuentra en el color naranja y aumentará el porcentaje de acuerdo al color.

0
10

De acuerdo con las autoridades de salud la reapertura, de las iglesias será cuando el semáforo epidemiológico (consta de cuatro colores rojo, naranja, amarillo y verde) se encuentre en el color naranja y tener un aforo de 25%. La epidemia de coronavirus (COVID-19) continua en el país, parte de las entidades federativas están aún en el color rojo del semáforo y el resto ya pasaron al naranja.

El subsecretario de salud, Hugo López-Gatell, en conferencia diaria en Palacio Nacional, dijo que el foco de infección disminuirá, pero todavía faltan muchas semanas, incluso meses para controlar la epidemia, por ello insistió que deben la  continuar las medidas de sanidad y los protocolos ahora que México está en la transición a la ‘nueva normalidad’, que arrancó el pasado 1 de junio.

Protocolo y aforo para la reapertura de las iglesias en México

López-Gatell pidió a los gobiernos estatales de México responsabilidad y vigilancia en los espacios que reanudarán actividades como es el caso de las sinagogas, mezquitas e iglesias, a las cuales se les permitirá un aforo de 25 por ciento y con poco tiempo de duración de las ceremonias, mientras las autoridades deberán controlar y supervisar las medidas sanitarias para evitar la transmisión del virus.

Cuando el semáforo epidemiológico pase al  color amarillo se permitirá el acceso a las iglesias, sinagogas, mezquitas a un 50 por ciento de aforo, donde podrán incluirse a personas de la tercera edad, mujeres embarazadas, población vulnerable y niños. Cuando se pase al color verde podrán realizarse las actividades en las iglesias o templos como regularmente se hacían, pero manteniendo la sana distancia, el uso de cubrebocas, gel antibacterial y tomando la temperatura a los asistentes en la entrada, medidas establecidas en la ‘nueva normalidad’.