Una piedra con una inscripción en griego del final del período bizantino fue descubierta el fin de semana pasado en los confines del Parque Nacional Nitzana en el Negev. La piedra plana y redonda, de 25 cm de diámetro, fue utilizada como lápida en uno de los cementerios que rodeaban el antiguo asentamiento. La piedra fue encontrada por un empleado del “Proyecto 500” de la Autoridad de Parques y Reservas Naturales de Israel mientras limpiaba y preparaba senderos naturales en el Parque Nacional Nitzana. La piedra quedó en la cabecera del camino cuando la encontró David Palmach, director de la Aldea Educativa Nitzana, quien se dio cuenta de que llevaba una inscripción. Palmach la fotografió y la recogió para evitar que fuera saqueada. También se puso en contacto con la Autoridad de Parques y Reservas Naturales de Israel y la Autoridad de Antigüedades de Israel. La inscripción se está siendo transferida al Departamento del Tesoro Nacional.

IAA_NitzanaStone Foto: Emil Aldjem, Autoridad de Antigüedades de Israel

La inscripción fue descifrada por la Dra. Leah Di Segni de la Universidad Hebrea de Jerusalén y se refiere a la “Bendita María, que vivió una vida inmaculada” y murió el 9 de febrero. La piedra data de finales del siglo VI a principios del VII.

Según Tali Erickson-Gini de la Autoridad de Antigüedades de Israel, “Nitzana es un sitio clave en la investigación de la transición entre los períodos bizantino e islámico temprano. Durante los siglos V y VI, Nitzana actuó como centro de las aldeas y asentamientos de los alrededores. Entre otras cosas, tenía una fortaleza militar, así como iglesias, un monasterio y una estación de carretera que servía a los peregrinos cristianos que viajaban a Santa Catalina, al que los creyentes consideraban como el sitio del Monte Sinaí”. Según el Dr. Erickson-Gini, Nitzana ya había sido fundada en el siglo III a. e. c. como una estación de carretera nabatea en una ruta comercial importante y el lugar estuvo habitado de forma intermitente durante aproximadamente 1.300 años, hasta que fue abandonado en el siglo X y su nombre olvidado.

Las excavaciones arqueológicas en el sitio en la década de 1930 desenterraron un archivo de papiros y se redescubrió el nombre de “Nessana”. El hallazgo de la piedra funeraria, que nombra a la difunta como María, se une a otras piedras que conmemoran a los cristianos enterrados en las iglesias y cementerios alrededor de Nitzana que han sido desenterradas en excavaciones por la Universidad Ben Gurion del Negev, entre otras.

El arqueólogo del Distrito Sur de la Autoridad de Antigüedades de Israel, Pablo Betzer, expresó: “A diferencia de otras ciudades antiguas del Negev, se sabe muy poco sobre los cementerios alrededor de Nitzana. El hallazgo de una inscripción como esta puede mejorar nuestra definición de los límites de los cementerios, ayudando así a reconstruir los límites del asentamiento en sí, que aún no se han determinado”.

Fuente: Autoridad de Antigüedades de Israel

Traducción: Natalia Frydman