Rick Warren predicó el domingo su último sermón como pastor de la Iglesia Saddleback, pronunciando el mismo mensaje que predicó hace más de cuatro décadas, instando a los asistentes a “invertir” sus vidas en algo de valor eterno.

Saddleback, una iglesia con sede en California que cuenta con 40.000 miembros fue lanzada en 1980 como una iglesia plantada por Rick y Kay Warren en la escuela secundaria de Laguna Hills.

Unas 50 personas -la mayoría de ellas desconocidas- asistieron al primer domingo del 30 de marzo de 1980. Warren era un joven de 25 años recién graduado en el Seminario Teológico Bautista Southwestern de Fort Worth (Texas).

“No nos conocíamos: ellos no me conocían, yo no los conocía, ellos no se conocían”, dijo Warren durante el mensaje del domingo. “Eran sólo 50-60 personas que se habían presentado en respuesta a una carta que yo había escrito a la comunidad”.

Pero la iglesia tuvo un gran impacto casi inmediatamente, con 60 bautismos en los siguientes nueve meses.

Saddleback se puso en marcha con un “valor impulsado por el propósito” al principio “con el fin en mente”, dijo.

“Eso es lo que significa tener propósito: empezar con el fin en mente. Saber a dónde vas”, dijo Warren.

Warren pronunció su último sermón con el mismo púlpito de madera que utilizó durante los primeros 15 años de Saddleback. Un miembro de la iglesia lo construyó.

“Durante 43 años, he tenido el privilegio de amarlos, de orar por ustedes, de servirles, de animarlos, de estar junto a las tumbas, junto a las camas, de hacer las bodas, de aconsejarles en los momentos difíciles, de alentarlos y de enseñarles”, dijo.

Su primer sermón en 1980 fue basado en el libro de Zacarías.

“La construcción de un nuevo lugar de culto no puede hacerse con la fuerza humana, sino sólo con el poder de Dios”, dijo Warren al volver a predicar su primer sermón. “… Vamos a necesitar el espíritu de Dios para fortalecernos en la construcción de un nuevo lugar de culto.

“¿Te unirás a nosotros en este extravagante viaje, en esta gran aventura?”, preguntó. “¿Te unirás a nosotros para hacer de la Palabra de Dios el fundamento de nuestras vidas? ¿Te unirás a nosotros para cumplir la voluntad de Dios.