Sos­te­ner la es­pe­ran­za de los cris­tia­nos de Tie­rra San­ta

0
68

El pa­sa­do enero, como cada año, va­rios Obis­pos y co­la­bo­ra­do­res de Amé­ri­ca y Eu­ro­pa (Holy Land Coor­di­na­tion) vi­si­ta­ron la Tie­rra San­ta con el pro­pó­si­to de pe­re­gri­nar, orar y apor­tar una voz de­fen­so­ra de la paz y la jus­ti­cia para la Tie­rra San­ta, es­cu­chan­do a los cris­tia­nos va­lien­tes que allí vi­ven, es­pe­cial­men­te, y des­cu­brien­do los desa­fíos a los que se en­fren­tan. Al fi­nal de la pe­re­gri­na­ción emi­tie­ron un Co­mu­ni­ca­do, que re­su­mo, con el de­seo de que el amor por las pie­dras vi­vas de la Tie­rra San­ta, que son los cris­tia­nos, se man­ten­ga y crez­ca en­tre no­so­tros.

Los Obis­pos con­ti­núan pro­po­nien­do la so­li­da­ri­dad con los cris­tia­nos que vi­ven den­tro de Is­rael. Ellos co­exis­ten y tra­ba­jan jun­tos con otros cre­yen­tes por el bien co­mún de su so­cie­dad en Is­rael. De he­cho el Es­ta­do de Is­rael se fun­dó en los prin­ci­pios de­cla­ra­dos de igual­dad en­tre to­dos sus ciu­da­da­nos. Y eso ne­ce­si­ta ur­gen­te­men­te con­ver­tir­se en una reali­dad vi­vi­da. Los cris­tia­nos de Is­rael quie­ren vi­vir como ciu­da­da­nos de pleno de­re­cho, con sus de­re­chos re­co­no­ci­dos en una so­cie­dad plu­ral y de­mo­crá­ti­ca. Rea­li­zan una con­tri­bu­ción vi­tal, es­pe­cial­men­te a tra­vés de las es­cue­las, los hos­pi­ta­les, la par­ti­ci­pa­ción en la vida pú­bli­ca y el in­te­rés por cons­truir puen­tes en­tre las di­fe­ren­tes re­li­gio­nes. Sin em­bar­go, es evi­den­te que, al mis­mo tiem­po, se en­fren­tan a pro­fun­das di­fi­cul­ta­des en to­dos los as­pec­tos de su vida. Jun­to con otros ciu­da­da­nos Ára­bes Pa­les­ti­nos y emi­gran­tes que vi­ven en Is­rael, mu­chos cris­tia­nos se en­cuen­tran sis­te­má­ti­ca­men­te dis­cri­mi­na­dos y mar­gi­na­dos. La prin­ci­pal preo­cu­pa­ción es por la Ley del Es­ta­do-Na­ción (Na­tion Sta­te Law), re­cien­te­men­te apro­ba­da. Los Obis­pos Or­di­na­rios Ca­tó­li­cos de Tie­rra San­ta ad­vier­ten que esto crea una “base cons­ti­tu­cio­nal y le­gal para la dis­cri­mi­na­ción” con­tra las mi­no­rías, mi­nan­do los idea­les de igual­dad, jus­ti­cia y de­mo­cra­cia (De­cla­ra­ción del 31/​10/​2018). Es bueno que no­so­tros, en so­li­da­ri­dad con las Igle­sias pre­sen­tes en Tie­rra San­ta, apo­ye­mos a los cris­tia­nos den­tro de Is­rael y a to­dos los que desa­fían la dis­cri­mi­na­ción, a fin de pro­te­ger el plu­ra­lis­mo del país.

En la más bre­ve vi­si­ta a Pa­les­ti­na, tam­bién se han en­con­tra­do que, a pe­sar de la fe y la re­si­lien­cia de los que han co­no­ci­do, la mi­se­ria de la ocu­pa­ción se ha vis­to úl­ti­ma­men­te agra­va­da por los se­ve­ros re­cor­tes de la fi­nan­cia­ción hu­ma­ni­ta­ria por par­te del go­bierno de los Es­ta­dos Uni­dos. La aten­ción a la sa­lud, la edu­ca­ción y otros ser­vi­cios bá­si­cos para los re­fu­gia­dos es­tán cada vez más ame­na­za­dos, lo que exa­cer­ba las con­ti­nuas vio­la­cio­nes de su dig­ni­dad hu­ma­na fun­da­men­tal. Esto no pue­de ser ig­no­ra­do ni to­le­ra­do. Por eso los Obis­pos vi­si­tan­tes ha­cen un lla­ma­mien­to a sus pro­pios go­bier­nos para que con­tri­bu­yan a co­rre­gir los pro­ble­mas de fi­nan­cia­ción a los que se en­fren­ta ac­tual­men­te la Agen­cia de Na­cio­nes Uni­das para los Re­fu­gia­dos de Pa­les­ti­na en Orien­te Pró­xi­mo (UNR­WA) e in­cre­men­ten sus es­fuer­zos en pro de una so­lu­ción di­plo­má­ti­ca, con dos Es­ta­dos de­mo­crá­ti­cos so­be­ra­nos, Is­rael y Pa­les­ti­na, que pue­dan vi­vir en paz.

Los cris­tia­nos cree­mos en la ver­dad de la Re­su­rrec­ción del Se­ñor y por eso te­ne­mos es­pe­ran­za para el fu­tu­ro. Po­de­mos en­con­trar co­ra­je y áni­mo en las pa­la­bras del Papa Fran­cis­co: “Sa­bed siem­pre en vues­tros co­ra­zo­nes que Dios está a vues­tro lado. ¡Nun­ca os aban­do­na! ¡No per­da­mos nun­ca la es­pe­ran­za! ¡No per­mi­ta­mos nun­ca que mue­ra en nues­tros co­ra­zo­nes!” (24/​07/​2013). Son muy de ad­mi­rar nues­tros her­ma­nos de Tie­rra San­ta por­que no pier­den la es­pe­ran­za. De­be­ría­mos com­pro­me­ter­nos, a tra­vés de la ora­ción, las pe­re­gri­na­cio­nes sos­te­ni­das y la so­li­da­ri­dad real, a ayu­dar a man­te­ner viva esta es­pe­ran­za.

 

+ Joan E. Vi­ves

Ar­zo­bis­po de Ur­gell