En defensa de la libertad religiosa

0
6
Foto: Gaby Saldaña

En diciembre de 2018, se le planteó al Arzobispo de Montevideo, Cardenal Daniel Sturla, la idea de crear un Observatorio sobre discriminación e intolerancia contra los cristianos en Uruguay. Con su aprobación se empezó a trabajar, y hace poco más de un mes, se inauguró la web: https://clubcatolico.org.uy/observatorio/

¿Por qué un Observatorio?

Por tres motivos: Uruguay tiene un bajo porcentaje de cristianos; una notoria presencia de cierto “integrismo laicista” -que pretende relegar la religión al ámbito privado de la conciencia-; y antecedentes antiguos y recientes en cuanto a limitación de la libertad religiosa de los cristianos.

Importa aclarar sin embargo, que cuando el Observatorio se refiere a “intolerancia y discriminación contra los cristianos”, no se refiere a “persecución” religiosa. Éste término, se usa para aquellos casos en que los cristianos pueden llegar a pagar con sus vidas su fidelidad al Evangelio, cosa que, gracias a Dios, por ahora no ha ocurrido en Uruguay. Intolerancia y discriminación son términos que refieren a las hostilidades y la marginación que los cristianos y las instituciones cristianas enfrentan: amenazas, profanación y vandalismo de templos; leyes discriminatorias y aplicación sesgada de leyes presuntamente “neutrales”; exclusión de cristianos y símbolos cristianos de lugares públicos; interferencia con los derechos de los padres, violaciones de la libertad de religión, expresión, asociación y conciencia…

¿Para qué? Misión y objetivos

La misión del Observatorio, es “contribuir a un Uruguay en el que los cristianos puedan ejercer plenamente sus derechos fundamentales a la libertad de religión, conciencia, expresión y asociación, sin temor a represalias, censura, amenazas o violencia”, amparados en instrumentos jurídicos internacionales suscritos por Uruguay que incluyen la libertad religiosa y son de cumplimiento preceptivo. Asimismo importa recordar que el Art. 18 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos dice: «Toda persona tiene derecho a la libertad de pensamiento, de conciencia y de religión; este derecho incluye la libertad de cambiar de religión o de creencia, así como la libertad de manifestar su religión o su creencia, individual y colectivamente, tanto en público como en privado, por la enseñanza, la práctica, el culto y la observancia.»

Los objetivos concretos del novel Observatorio –que formalmente funciona bajo la órbita del Club Católico-, son documentar, informar y educar sobre casos de intolerancia y discriminación contra los cristianos en Uruguay; publicar noticias relacionadas de otros países; habilitar denuncias, intercambiar experiencias, investigar y asesorar en la medida de lo posible; y fomentar «la libertad religiosa en toda su extensión imaginable», como decía Artigas.

Algunos casos registrados

Entre los casos registrados por el Observatorio figuran las fuertes críticas a: la reinstalación de una capilla en el Hospital Militar; la celebración de la Misa por el Día del Ejército; la visita de un Obispo a escuelas públicas de su diócesis; un fallo de la jueza Book, a favor de un recurso de amparo presentado por un padre para que la madre de su hijo no lo abortara; el mensaje de Navidad del entonces Comandante en Jefe del Ejército, Gral. Guido Manini Ríos; la participación en política de pastores neopentecostales.

Asimismo figuran algunas medidas tomadas en contra de instituciones y personas como por ejemplo: el retiro de donaciones a universidades privadas; la negativa a instalar una imagen de la Virgen en la Rambla de Montevideo; la destitución de una directora de un liceo por permitir a un grupo provida católico dar una conferencia sobre el aborto; la imposición hegemónica de manuales educativos con ideología de género; la negativa al petitorio presentado por una organización de padres para ofrecer alternativas a esos manuales; el retiro de la declaración de interés público a un congreso provida luego de las quejas de lobbys LGBT.

Y ataques varios a la Iglesia católica sin que se hiciera justicia, como las bombas de pintura que se arrojaron contra la Iglesia del Cordón el 8 de marzo de 2017, 2018 y 2019; o el jerarca público que se disfrazó de Obispo en una marcha por el orgullo gay.

Es de esperar que los casos registrados por el Observatorio, ayuden a tomar conciencia de que la libertad religiosa, no es total en Uruguay.