Tu salud en casa. Consejos prácticos para vivir mejor

0
10

Hoy más que nunca, en tiempo de coronavirus, hemos aprendido que la salud importa mucho, pero sobre todo que una parte de ella también depende, o puede depender, de lo que nosotros hagamos para conservarla o mejorarla.

Por eso, con la intención de enseñar y aprender a cuidarnos mejor, presentamos hoy esta sección. Cada semana les iré ofreciendo consejos y recomendaciones sobre cómo atender en casa – bien sea para nosotros mismos o para aquellos con quienes convivimos- el cuidado diario o continuado de las enfermedades que podamos padecer. En ningún caso, y esto es importante reiterarlo, mis consejos y recomendaciones podrán sustituir la obligación y la necesidad de recurrir al médico cuando la situación así lo aconseje.

Desde mi condición de enfermera especialista en enfermería familiar y comunitaria podré ir ofreciéndoles pautas sobre, por ejemplo, cómo cuidar una diabetes en casa, cómo vigilar la hipertensión, cómo tratar y atender a una persona dependiente o a un mayor con demencia…

Serán recomendaciones muchas veces sencillas, que no requerirán de ustedes más habilidades que la voluntad de cuidarse y mejorar en la calidad de vida. La enfermedad forma parte de nuestras vidas, precisamente porque seguimos vivos es que podemos enfermarnos. Pero estar enfermo no nos impide poner de nuestra parte para vivir mejor, con menos complicaciones y con más calidad de vida.

Lo primero hoy, lo más importante, en estas circunstancias que estamos viviendo es saber protegerse para no contagiarse de covid-19 y para no contagiar a los demás si estamos infectados. Aunque el riesgo cero no exista, sí podemos reducir mucho ese riesgo. Y para ello hay unas recomendaciones muy sencillas que podemos seguir:

  • Lávese las manos frecuentemente. El agua y jabón es suficiente. Un gel hidroalcohólico también vale.
  • Evite tocarse la nariz, los ojos y la boca con sus manos. Pueden estar contaminadas.
  • Cuando estornude o tosa cúbrase la nariz y la boca con la parte interna del codo flexionado o con un pañuelo.
  • Procure mantener, siempre que sea posible, la distancia de seguridad de aproximadamente 2 metros.
  • Procure quedarse en casa.
  • Si tiene fiebre, tos o dificultad respiratoria busque atención médica. Si hay posibilidad llame por adelantado.

Debemos tener en cuenta que podemos estar infectados de covid-19 y no sentirnos mal, por eso, para protegernos nosotros y para proteger a los demás es preciso seguirlas en todo momento.

Es importante, también, saber diferenciar entre aquellas recomendaciones con base científica y las que no y por eso la semana que viene veremos los mitos relacionados con El covid-19.

RECUERDE: Usted puede cuidar su salud.