¿Los destrozos de Polanco, casualidad o mensaje de AMLO?

    0
    116

    ¿Los eventos fueron “espontáneos” o son resabios de los grupos de choque de Bartlett y otros morenistas de vieja sepa echeverrista?

    ¿Claudia Sheinbaum peca de inocente?  ¿es cómplice al avisarles a los grupos de choque que la policía no los detendría, tocaría ni distraería mientras atacaban y destruían o es solo una inepta?

     

    Decía Carlos Hank entre otras cosas que en política “no hay coincidencias, solo oportunidades” y basado en esta teoría -del creador de la igualmente triste pero famosa frase de que en México “un político pobre es un pobre político” (traducido al inglés, significa si tienes duda del origen de algo “follow the money” -sigue la pista del dinero- porque eso te llevará a la verdad.

    En todo caso, nos queda claro a todos que los 4 países más afectados por el coronavirus son Estados Unidos, Brasil, Reino Unido y México, todos gobernados por líderes populistas que desde el principio negaron la existencia o virulencia de esta enfermedad.

    También nos queda claro que la relación AMLO-Trump es extraordinariamente positiva y el discurso de ambos casi idéntico.

    -Si Trump no usa tapabocas, AMLO no usa tapabocas.

    -Si Trump habla con un sonsonete especial a su ‘base’ y en otro tono cuando esta con ‘gente normal’ AMLO hace lo mismo.

    Trump toma una biblia para parecer más ‘justo’; AMLO saca sus escapularios.

    Trump cuestiona la ciencia, la democracia las instituciones y AMLO hace lo mismo.

    Trump quita subsidios educativos, científicos, sociales y reparte cheques con su nombre y AMLO hace lo mismo, pero no reparte nada.

    Trump adora a AMLO y AMLO hace lo mismo.

    En resumen, si queremos saber que va a pasar en México, solo tenemos que mirar al norte para saber por dónde vienen los vientos.

    Y así, si en Minnesota matan injustificadamente a un civil, el país se levanta en protestas y tras ellas llegan grupos de choque desde otras ciudades para provocar destrucción y caos que a su vez le permiten a Trump sacar las tropas a la calle y presumir que, gracias a él se puso un alto al caos que él mismo provocó con sus declaraciones, sus silencios y su procurador general.

    Si la policía se le pone al brinco Trump, inventa una nueva policía (la USA Police, que era una rama ‘secreta’ de la CIA, que hoy anda en patrullas blancas rondando la capital para imponer la paz a punta de secuestros y golpes de civiles, ya que, como uno de esos policías declaro ‘inocentemente’ esta policía hipersecreta no tiene poder para arrestar a nadie, pero puede desparecer y matar a quien quiera por seguridad nacional.

    Estos policías aparecen con caras tapadas, sin nadie que se les oponga en las calles, y con el cinismo que el saberse intocables les da.

    ¡Ah! y se me olvidaba, el caos es culpa, dice Trumpde terroristas extremistas de izquierda” (¿izquierda? ¿qué izquierda? ¿quién queda que sea de izquierda?) pero en fin el caso es que, en México aparece un civil asesinado injustamente –solo uno nótese– el cual despierta las ansias de justicia y venganza de millones (¿miles? ¿cientos?) de mexicanos que salen a manifestarse a las calles y tras los cuales aparece, de pronto, grupos de choque que se dedican a destruir impunemente todo.

    Casualmente, Claudia Sheinbaum declara, antes de que estos grupos salgan -o ¿habrán salido cuando escucharon las declaraciones sabiéndose impunes?- que la policía no sería usada para reprimir los derechos humanos de estos ‘muchachos’ los mismos que aparecieron en la UNAM cuando se trató de eliminar -por error, claro- lo de la autonomía e imponer un rector; los mismos que aparecieron cuando Bartlett estaba en gobernación, cuando Echeverria necesitaba halcones o cuando el ejercito fue “recibido a balazos” en Tlatelolco; los mismos que la policía tiene órdenes de ni siquiera despeinar pero que arremeten sin problema contra los derechos de los humanos que tienen la desgracia de vivir o trabajar por donde ellos pasan.

    Grupos de choque 1971
    Imagen: Youtube / @NeoSpirit

    Seguramente fue casualidad que AMLO saliera de gira unos días antes de que las manifestaciones se presentaran (aunque Hank diría, como dijimos antes, que no existen las casualidades)

    Seguramente fue casualidad que todo el proceso de ataque, muerte, sufrimiento, manifestación, caos siguiera exactamente el mismo tenor que el norteamericano.

    Quizá sea casualidad que Trump va a hacer lo que sea para tratar de reelegirse ignorando gobernadores, senadores y congresistas que no comulguen con el igual que AMLO lo hace con los gobernadores que no lo siguen servicialmente.

    Pero si todo esto no es casualidad, habrá que prepararse porque si Trump se reelige seguirá reinando durante el resto del gobierno de AMLO, lo que traerá enormes beneficios a las maquiladoras automotrices, pero nada más.

    ¿Y si Trump pierde? Entonces AMLO tendrá que forzar aún sus fuentes de poder y la represión contra los ‘humanos sin derechos’ (o sea la gente trabajadora y honesta) del país lo que será aún más grave, mientras los “derechos humanos” de los criminales serán cada vez más protegidos para que los criminales actuen impunemente (solo tendrán que ir a pedir perdon a sus abuelitas), mientras los demás pierden ingresos, propiedades, familiares y hasta la vida.

    Solo me queda la duda si los eventos de Polanco también fueron una casualidad o fueron un claro mensaje a fifís, clase-medieros, ‘intelectuales’, “embajadores de Jalisco” y la Fundación Miguel Alemán todos en el camino totalmente no natural que siguieron “los halcones” tras iniciar el seudo motín frente a la Embajada Americana -dizque justificando así la marcha contra el racismo gringo que a ninguno de los manifestantes le importaba un bledo- para luego desplegarse a un rumbo que no tiene nada que ver, pero eso sí, donde hay delegaciones extranjeras -como la alemana- y donde como dijimos se asienta la Fundación Miguel Alemán, la Representación de Jalisco” los negocios fifís, las comunidades extranjeras (franceses, americanos, canadienses) y buena parte de la elite “pensante” de la ciudad cuyo antagonismo a MORENA – a pesar o quizá porque es gobernada por ellos- es quizá el que más se expresa en la ciudad, y todos ellos grupos entre los cuales las políticas de AMLO no son muy apreciadas y que acaban de recibir la primera llamada de advertencia para que le paren al tren (no al maya, ese seguirá) o se atengan a las consecuencias.

    Si seguimos a Trump sabemos que hay dos opciones:

    -Una, como ya dijimos, que Trump se salga con la suya, gane la reelección bajo el manto de “Ley y Orden” y continúe generando conflicto dentro y fuera del país porque solo en el conflicto es donde Trump se sabe mover

    -La segunda, que resulte que nada de lo sucedido es casualidad pero, que al igual que parece estar pasando en Estados Unidos, todo el caos servirá no para afianzar a Trump en el poder, sino a la sociedad civil que ahora a través de generales honestos, verdaderamente ciudadanos, industriales que aparentemente han despertado y dicen querer tomar el timón ante la falta de dirección clara o más bien, el rechazo a la dirección antidemocrática que ha tomado Trump, abogan por la sociedad civil, y si ellos ganan veremos probablemente -si mi teoría del paralelismo es correcta- un reforzamiento de la oposición a AMLO y un crecimiento de las instituciones civiles que se opondrán a él.

    Sea cual sea el caso solo espero que estos eventos -incluyendo el ataque dirigido a los periodistas- (por cierto colega de Radiofórmula ser periodista no significa que uno está “atenido” a sufrir estos ataques, no en una verdadera democracia) resulte ser una llamarada de petate y no, como me temo, la “primera llamada” de un régimen que empieza ver sus cimientos debilitarse ante el crecimiento de la pandemia, la pobreza, el desempleo y el robo en despoblado que MORENA está haciendo y que ya no se cubre con escapularios, rifas de aviones, rezos indígenas ni otras artimañas, porque cuando no hay medicinas, cuando no hay atención médica, cuando no hay comida, el régimen culpable termina -le guste o no- pagando la cuenta.