Se reanudan los cultos en muchas iglesias evangélicas en Europa

De la alegría de quienes vuelven a reunirse a la prudencia de aquellos que optan por esperar, la situación en Europa es variopinta.

0
6
Chiesa Apostolica Grosetto

Hay alrededor de 23 millones de cristianos evangélicos en Europa, según las estimaciones más recientes.

La mayoría son miembros activos de iglesias locales que han estado cerradas entre 2 y 3 meses por el coronavirus y las medidas decretadas por los gobiernos.

Desde mayo, en algunos países se permite que los grupos religiosos celebren reuniones de nuevo, mientras que en otros aún no se han anunciado detalles sobre cuándo será posible el culto comunitario.

En Irlanda, por ejemplo, los edificios de la iglesia todavía están cerrados. “La fecha programada es el 20 de julio”, explicaba la Alianza Evangélica de Irlanda a Evangelical Focus. Pero la fecha “puede cambiar dependiendo de las tasas nacionales de contagio y la mortalidad”.

“Algunas iglesias ahora están impacientes y desean regresar antes”, dicen, pero “otras son más cautelosas”.

 

Guía de buenas prácticas

Francia está en una posición diferente. Se han permitido reuniones religiosas desde hace cuatro semanas, y aproximadamente la mitad de las iglesias evangélicas ya reanudaron sus cultos dominicales.

“Algunos pastores tienen miedo por la cantidad de precauciones que deben tomar, por lo que no abren la iglesia”, explican desde el Consejo Nacional de Evangélicos en Francia (CNEF), y “algunos cristianos también tienen miedo, por lo que no van a iglesia”. Pero “recuperar la confianza”, dicen, será cuestión de tiempo. La CNEF ha compartido una guía de buenas prácticas para ayudar a las iglesias a volver a la normalidad de manera segura.

 

Reunirse sin cantar

Pentecostés fue el primer domingo en que se permitió la apertura de edificios de iglesias en Suiza. “No tenemos cifras precisas, hay quienes comenzaron de inmediato, pero la gran mayoría todavía esperó una o dos semanas más”, explica la Alianza Evangélica Suiza.

“Si observamos las tendencias, la Iglesias Protestante histórica está reiniciando sus servicios de adoración más rápido que las iglesias evangélicas independientes, que están siendo un poco más cuidadosas”, añadieron.

¿Cuál es la reacción de los cristianos en el país centroeuropeo? “Básicamente, la alegría es grande cuando se trata de celebrar junto a tu comunidad”, explican desde la entidad evangélica a Evangelical Focus. “Pero también algunos dicen que los cultosbajo las restricciones actuales no tienen mucho sentido. El canto sigue estando muy restringido, la capacidad de aforo está limitada y el los saludos entre personas antes y después del servicio solo se permiten guardando el distanciamiento”.

En Austria, la situación es similar. Las iglesias han podido regresar a sus edificios desde hace cuatro semanas. La Alianza Evangélica Austriaca dice que, hasta donde saben, probablemente el 90 por ciento de las iglesias locales están utilizando sus lugares de culto de nuevo.

“La gente está contenta de poder reunirse nuevamente y tener compañerismo cara a cara, a pesar de algunas normas de distancia”. La mayoría de los creyentes están “muy agradecidos y contentos por volver a reunirse”.

 

Restricciones de aforo

Algunas iglesias se han reunido en Grecia desde hace un mes. “Los primeros dos domingos podríamos tener una persona en cada 10m2 con un máximo de 50 personas y ahora se nos permite tener una persona en cada 5m2 con un máximo de 100 personas”, cuentan desde la Alianza Evangélica Griega.

Aunque es difícil saber los números exactos, creen que 8 de cada 10 iglesias ya están celebrando cultos de adoración presenciales. La mayoría de las iglesias están teniendo reuniones por internet.

“La gente tiene sentimientos encontrados”, dice la organización griega. Muchos están agradecidos por “la toma de decisiones correcta que ha protegido a muchas personas” y “se alegran por tener la oportunidad de volver a sus iglesias”. Pero, por otro lado, algunos auditorios han estado casi vacíos, incluida “la iglesia más grande de Atenas, que no podía tener más de 50 personas y tuvieron que hacer 5 servicios diferentes en los primeros dos domingos”.

En Italia, algunas iglesias aprovecharon la primera oportunidad para abrir sus iglesias, hace dos domingos. “Tan pronto como comenzó el servicio, la emoción fue realmente grande. No pudimos contener las lágrimas; finalmente podríamos alabar y bendecir al Señor juntos ”, dijo un miembro de una iglesia en Milano.

Otros, como una iglesia en Caserta, compartieron esa reunión “con mascarilla y sin siquiera poder dar un abrazo, seguramente fue un duro golpe”.

Un miembro de una iglesia en Bérgamo dijo que fue “una alegría ver a nuestro pastor, por la gracia de Dios, predicar la Palabra después de ser golpeado directamente por el virus”.

Finalmente, en España son cada vez más las iglesias que van recuperando la actividad del culto dominical, aunque todavía con formatos reducidos y siguiendo normas específicas de salubridad y control. Puedes leer un reportaje sobre la situación en España aquí.