Cierran en Bagdad el mayor centro de refugiados cristianos por aumento de COVID-19

0
5

La Comisión de Derechos Humanos en Bagdad clausuró el centro de refugiados más grande de Bagdad debido a un aumento de cristianos infectados con COVID19.

El brote de coronavirus está “empeorando en la capital” de Bagdad y en otras partes del país. “La situación se está volviendo cada vez más precaria, día tras día”, dijo el Obispo auxiliar de Bagdad, Mons. Shlemon Audish Warduni, en declaraciones a Asia News.

El Prelado señaló que cada día son más los cristianos que están siendo víctimas de la pandemia de COVID-19. Para evitar una mayor propagación del virus, la Comisión de Derechos Humanos decidió clausurar el mayor centro de cristianos desplazados que hay en la capital iraquí.

El centro de refugiados, dedicado a la Virgen María y ubicado cerca de la sede del Movimiento Democrático Asirio, albergaba a 135 familias de Mosul y la llanura de Nínive que habían huido del grupo del Estado Islámico (ISIS) en el verano de 2014.

Según informa Asia News, recientemente este centro reportó algunos casos de infectados con coronavirus. El contagio del virus inició cuando una mujer que trabaja en un hospital dirigido por monjas presentó síntomas compatibles con COVID-19 y, posiblemente, habría infectado a su esposo e hija. Luego, se reportaron otros tres casos de infectados en otra familia.

Muchas de las familias que viven en el centro provienen de Bajdida y el Gobierno del Nínive. Antes del cierre, el centro tenía 114 familias, un total de 345 personas. Lamentablemente, abandonar el campamento significó más dificultades para las familias que ya luchan por encontrar trabajo y medios para sobrevivir.

Según fuentes locales, si bien en marzo el centro fue desinfectado a fondo, esa medida no lo libró de las recientes infecciones. Actualmente, los refugiados son evacuados de las instalaciones debido a posibles infecciones por coronavirus.

“Los jóvenes, las personas mayores y de todas las edades se han visto afectados. Este virus toca a todos y no tiene piedad. Una tragedia de esta magnitud era impensable. No hay salida”, dijo Mons. Warduni.

“A través de los siglos hemos tenido episodios, eventos negativos, por los cuales se hizo penitencia. Hoy, incluso esto no parece ser suficiente, es algo terrible… Incluso las personas malas piden piedad, porque tienen miedo”, añadió.

Para Mons. Warduni, “[La pandemia del coronavirus] es peor que una guerra, porque no sabemos de dónde viene este enemigo invisible. No sabemos de qué se trata. Solo unos días después de que ingresa a nuestro cuerpo se manifiesta” en todo su alcance. Últimamente, la situación “ha empeorado” con “cientos” de casos todos los días, dijo.

“Comencé a traducir un libro dedicado a la Virgen María. Esperamos que nuestra Madre celestial, que estaba debajo de la cruz, pueda ser una fuente de salvación para la humanidad”, agregó.

Recientemente, el Patriarca de Babilonia de los Caldeos y cabeza de la Iglesia católica caldea, Cardenal Louis Raphael Sako, publicó una carta con sus pensamientos sobre la pandemia, destacando que sus trágicas implicaciones pueden brindar una oportunidad “para una fe más profunda” y una sociedad “más solidaria”.

Oficialmente, Irak reporta 24.254 casos de infectados con el nuevo coronavirus, 10.770 personas recuperadas y 773 fallecidos.