“Comida para todos”: la Inteligencia Artificial puede transformarse en arma contra el hambre

0
133

La unión de instituciones llama a utilizar la tecnología y la ciencia con ética, en busca “de un futuro mejor”

“Tenemos los recursos para hacer este planeta más habitable, sin explotarlo indiscriminadamente, como nos pide el Papa”

“La Iglesia se siente comprometida, en un mundo en el que por primera vez se puede alimentar a más de 9.000 millones de personas, pero más de 500 millones siguen sufriendo hambre”

La tecnología que puebla la “galaxia digital” es “un regalo de Dios”, aunque no siempre es fácil “predecir sus efectos” y “definir sus responsabilidades”. El Papa Francisco habló así de las nuevas fronteras de la Inteligencia Artificial a fines de febrero, en la Asamblea Plenaria de la Pontificia Academia para la Vida, que se celebró junto con la Conferencia “El ‘buen’ algoritmo”. Y como don, si se usa de manera ética, la Inteligencia Artificial puede ayudar al hombre a ganar el desafío de la comida para todos.

El llamamiento de la FAO, IBM, Microsoft y Pav

De ello están convencidos los primeros firmantes del llamado “Llamamiento a una ética de la IA”, resultado concreto de la Conferencia de febrero, es decir, el Director General de la FAO Qu Dongyu, el Vicepresidente de IBM John Kelly II, el Presidente de Microsoft Brad Smith y el Presidente de la Academia para la Vida, el Arzobispo Vincenzo Paglia, que esta tarde a las 15.00 horas, hora de Roma, se reunirán en línea en la Conferencia Internacional: “IA, comida para todos. Diálogo y experiencias”.

En una hora y media de debate se reafirmará en primer lugar el objetivo del Llamamiento: asegurar un futuro en el que la innovación digital y el progreso tecnológico estén al servicio del genio y la creatividad humana y no su sustitución gradual. A continuación se presentarán soluciones concretas a la crisis alimentaria mediante el uso ético de la IA y finalmente se indicará un camino virtuoso para la post-pandemia del Covid-19.

Colas de hambre en Siria

Colas de hambre en Siria

“Tenemos los recursos para hacer este planeta más habitable, sin explotarlo indiscriminadamente, como nos pide el Papa”. Es la convicción del Presidente de la Pontificia Academia para la Vida, el Arzobispo Vincenzo Paglia, que recuerda a Vatican News el valor del llamamiento de febrero y de esta nueva etapa: con la FAO, con Microsoft e IBM, el pasado mes de febrero en Roma, firmamos un “Llamamiento a una ética de la IA”, para un desarrollo y uso de la Inteligencia Artificial a favor de toda la familia humana y no de unos pocos afortunados. La ciencia y la cultura humanística deben unirse y fusionarse con las culturas, el conocimiento y las tradiciones de los pueblos de todo el mundo, para dar a toda la humanidad un futuro diferente y mejor. La Iglesia emprende este camino y lo señalamos precisamente con esta cita, convencida de que la tecnología debe ser utilizada de manera ética, para afrontar y resolver las deficiencias, incluida la escasez de alimentos. En este sentido, la Iglesia se siente comprometida, en un mundo en el que por primera vez se puede alimentar a más de 9.000 millones de personas, pero más de 500 millones siguen sufriendo hambre.

¿Qué sucederá concretamente hoy?

Reanudaremos el diálogo con el Presidente de Microsoft, Brad Smith, el Vicepresidente de Ibm John Kelly II, y el Director General de la FAO Qu Dongyu. El tema será la comida y la inteligencia artificial. En efecto, la maldición del hambre es un pozo sin fondo de dolor donde incluso el misterio de Dios permanece enredado, donde la vida humana está expuesta a su límite biológico y a la violencia del pecado. Desde que el suministro de alimentos para todo el planeta se ha vuelto científica y técnicamente sostenible, nuestras estadísticas se han vuelto desafortunadamente insostenibles. Hay demasiada gente que no puede sentarse en esta mesa común en nuestro planeta, y ya no es soportable.

Hambre en Kenia

Hambre en Kenia

Durante la reunión también se presentarán algunas experiencias concretas positivas del uso de la Inteligencia Artificial en los desafíos ambientales mundiales. ¿Puede decirnos algo?

Presentaremos dos experiencias concretas de vigilancia del uso de los recursos hídricos, porque el agua es también un tema muy delicado. Se vuelve central para el futuro: no pocos estudiosos hablan de las guerras del futuro como las guerras por el agua. También aquí los recursos deben ponerse al servicio del bien común y no para dominar o explotar indiscriminadamente tanto la tierra como la gente. La tecnología vinculada a la vigilancia y la correcta distribución de los recursos, los alimentos y el agua, es a su vez un gran recurso para hacer este planeta más habitable, como el Papa Francisco nunca deja de recordar.

Su deseo era que los gobiernos y las nuevas empresas se unieran a este debate y pidieran la ética en la Inteligencia Artificial. ¿Lo han logrado?

Sí, ya tuvimos la importante firma del gobierno italiano con la Ministra Paola Pisano. Ahora, tras el inevitable estancamiento debido a la cuarentena, se reanuda nuestro compromiso, para llevar a otros gobiernos, empresas, universidades y sociedad civil, a un gran compromiso moral a nivel planetario, para que la técnica, en este caso la Inteligencia Artificial, responda a criterios éticos, educativos e incluso legales para ayudar a todos a un renacimiento humanístico y no a una incivilidad que se convertiría en una guiada sólo por la técnica.

“Presentaremos dos experiencias concretas de vigilancia del uso de los recursos hídricos, porque el agua es también un tema muy delicado. Se vuelve central para el futuro: no pocos estudiosos hablan de las guerras del futuro como las guerras por el agua”

Con este llamamiento la Iglesia Católica demuestra una apertura de crédito y confianza en la ciencia y la tecnología. Como el Papa Francisco les ha dicho, la tecnología es un regalo para ser usada, pero de una manera correcta…

Claro que sí. El Papa también escribió esto últimamente en la Exhortación Apostólica Querida Amazonia, y durante 5 años la Encíclica Laudato si ha estado señalando este camino. Lo está reafirmando ahora en la catequesis dominical. De hecho, hay que hacer una doble reflexión. Por un lado, debemos cuidar esta casa común, que debe ser habitada. Por otro lado, debemos prestar atención a la familia humana que la habita. Y así las relaciones entre los pueblos, entre las personas y las relaciones entre los pueblos y las personas y el medio ambiente, son grandes desafíos que no podemos dejar de afrontar. Uno se une al otro. Después de todo, eso es lo que nosotros como cristianos decimos en el Credo, cuando decimos que “esperamos que el mundo venga”, no sólo después de la muerte o después del fin de los tiempos. El mundo que viene debe ser construido ahora.

También en este campo la Iglesia está llamada a ser “extrovertida”, en resumen. ¿Existe el riesgo de un accidente, como recordó el Papa en el Ángelus del domingo? ¿No existe el peligro de tener que comprometerse con el “modelo tecnocrático” tan criticado por Francisco?

Un neoliberalismo tecnocrático aparece cada vez más, en su contradicción, pero precisamente por eso es necesaria una dimensión humanística que debe reunir a toda la tradición de la Iglesia, pero también a las demás tradiciones religiosas y a todos los que creen en el hombre, en el humanismo. En este sentido hay una gran alianza que hacer y por eso debemos salir. Salir con los que creen de otra manera, salir con los humanistas, con los científicos y ciertamente cuando sales no estás cubierto y seguro en todo. Nos ensuciaremos un poco los zapatos y también hay que pulirlos, así como hay agua para lavarse las manos cuando se da la mano a los que no la tienen limpia. En este sentido, creo que es esencial ser más audaz y creativo, porque el futuro tiene que ser construido y no podemos construirlo solos. No vamos a lograrlo. Por eso una gran alianza es decisiva para una fraternidad universal, para un mundo que es un hogar común para todos.

La falta de agua como problema integral

La falta de agua como problema integral