La misa para la elección del nuevo Patriarca que sucederá a Gregorio Pedro XX Ghabroyan se celebró ayer, 20 de septiembre de 2021, en rito armenio por Mons. Boutros Marayati, administrador de la Iglesia Patriarcal de Cilicia de los Armenios y contó con una homilía pronunciada por el Cardenal Leonardo Sandri, Prefecto de la Congregación para las Iglesias Orientales. Durante dicha homilía, el prelado señaló en primer lugar que el motivo de esta celebración es redescubrir la raíz eucarística de nuestra convocatoria: “comenzamos celebrando la Divina Liturgia, y seguiremos alimentándonos del Sacramento del altar durante estos días, diciendo con un gesto concreto la primacía que debemos y queremos dar a Cristo, superando toda lógica, pensamiento o alineación humana. Por eso, cada uno de nosotros está convocado en estos días, como los discípulos de Jesús después de la Resurrección, a Galilea, el lugar de la primera llamada y del discipulado, para que a través de vosotros y de vuestras opciones la Iglesia Patriarcal de Cilicia de los Armenios experimente un nuevo comienzo”. Por eso – insiste el purpurado – “con el pan y el vino, poned sobre el altar vuestra vida personal y la de vuestros hermanos obispos, pidiendo para vosotros y para ellos el don de la purificación, la transformación y la misión”.

Los armenios necesitan un Patriarca que los guíe

Durante su homilía también ha citado la segunda carta de San Pablo a los Corintios para recordar que nos hace reflexionar sobre la transitoriedad de la experiencia humana, sobre el anhelo de salvación eterna, sobre el sentido de temporalidad que debe caracterizarnos y sobre el deseo de que “lo mortal sea absorbido por la vida”.  De hecho, dijo, “la Iglesia de Cilicia de los Armenios sabe que sus fieles están ahora presentes en casi todos los continentes: los sufrimientos del pasado y del presente, la búsqueda de un hogar estable y de seguridad, la huida de los poderes que han minado sus vidas los han llevado a dispersarse” y es por eso que “necesitan pastores que los guíen, que los busquen, que los llamen por su nombre como hace el buen pastor descrito en el Evangelio”. Para el Cardenal Sandri, el nuevo Patriarca “no sólo debe ser, según la definición tradicional, Caput et Pater”, sino “un líder que pueda hacerse siervo y un padre porque sentirá la responsabilidad de todos sus hijos”.

El nuevo Patriarca tendrá que ser el guardián de la memoria y de la tradición

El cardenal ha recordado además que el pueblo armenio ha vivido de cerca la violencia y la persecución, “pero ningún poder o fuerza humana ha podido arrancar el nombre de Cristo de sus labios”. Por tato, el nuevo Patriarca – dijo Sandri – “tendrá que saber recurrir a lo antiguo y a lo nuevo como el escriba del Evangelio. Ciertamente tendrá que ser el guardián de la memoria y de la tradición, porque un pueblo que no conoce su pasado ni siquiera tiene futuro, pero junto con todos los fieles tendrá que ser capaz de buscar el sueño de Dios para vuestras comunidades, aquel que os permita no conservar las piedras sino desatar las velas y zarpar en la palabra del Señor”.

El Papa Francisco está cerca de vosotros

Por ultimo, el prelado les hizo llegar la cercanía del Papa Francisco: “Sabed que el Sucesor del Apóstol Pedro, el Papa Francisco, está cerca de vosotros en estos días y seguirá mostrando el cariño que siempre os ha mostrado, y su palabra será vuestra brújula para navegar por el mar de la historia en la multiforme unidad de la Iglesia católica”.