La campaña #RedWeek de este año de Ayuda a la Iglesia Necesitada quiere llamar la atención sobre las niñas y mujeres pertenecientes a minorías religiosas que sufren secuestros, matrimonios forzados, conversiones forzadas y violencia sexual.

Lanzada en 2015 para concientizar sobre la persecución de los cristianos y la necesidad de garantizar la libertad religiosa, la iniciativa hará que cientos de catedrales, iglesias, monumentos y edificios públicos de todo el mundo se iluminen de rojo del 17 al 24 de noviembre.

La #RedWeek comenzará en Austria con un acto en la catedral de San Esteban de Viena. La lista de lugares implicados por la Fundación Pontificia es larga, incluyendo las catedrales de Montreal y Toronto, la basílica de Montmartre en París, importantes edificios en Eslovaquia y escuelas en seis diócesis de Australia, mientras que en Bélgica se encenderán velas para recordar a los cristianos perseguidos.

En todo el mundo se organizarán también diversos momentos de oración en las iglesias por aquellos que no gozan del derecho a la libertad religiosa.

La violencia contra las mujeres en el informe de la AIN
Las víctimas de la persecución a menudo no pueden hablar por sí mismas, y para dar voz a las jóvenes víctimas de la violencia sexual y las conversiones forzadas, este año ACN Gran Bretaña lanzará el informe “Escuchar sus gritos – secuestros, conversiones forzadas y violencia sexual contra mujeres y niñas cristianas”, que se presentará oficialmente en el parlamento británico, en Westminster, el 24 de noviembre, durante el #RedWednesday.

El edificio del Ministerio de Asuntos Exteriores y de la Commonwealth se iluminará de rojo.

El Informe sobre la Libertad Religiosa en el Mundo 2021, reveló que en los cinco continentes, dos tercios de la población viven en países con graves violaciones de la libertad religiosa. Ayuda a la Iglesia Necesitada denuncia que las cifras van en aumento, y en África el 42% de los países sufren violaciones, encabezados por Burkina Faso y Mozambique.

El presidente ejecutivo de la AIN, Thomas Heine-Geldern, explica que la campaña #RedWeek quiere enviar “un claro mensaje de solidaridad a los cristianos perseguidos en todo el mundo” y dar voz “a quienes sufren trágicamente las consecuencias de la persecución”.

“Para nosotros -añade Heine-Geldern-, la libre práctica de la religión es uno de los pilares de la democracia liberal. Hay que rechazar categóricamente cualquier forma de discriminación basada en la pertenencia religiosa”.+