Suena El-Adhan, una música que avisa de la llamada al rezo y también es hora de romper el ayuno. Presenciamos y escuchamos este sonido mientras estamos en casa de una familia magrebí que vive en Lorca y preguntamos:

  • Radio Lorca: ¿Se puede comer?
  • Hali: Sí, ya se puede comer.

Son las 20:40 horas, ya no hay sol y los musulmanes ya pueden realizar la segunda comida del día. La cena es uno de los momentos más emotivos para ellos porque se reúnen todos en familia y como si se tratase de nochebuena se reúnen sobre la mesa dónde hay platos muy elaborados y un ajuar muy ‘Ándalus’.

Rompiendo el ayuno / Cadena SER

Antes de entrar en detalle sobre esta cena, conviene decir que el pasado sábado 2 de abril arrancó el Ramadán, una fecha muy simbólica para los musulmanes que viven en todo el mundo y para los más de 100.000 personas practicantes de esta religión que residen en la Región de Murcia. En Lorca las personas de nacionalidad magrebí representan el 11% de la población total, es decir, entre lorquinos y otras nacionalidades, conviven 11.000 musulmanes.

El Ramadán es el noveno mes del calendario islámico, su duración depende del ciclo lunar, oscila entre los 29 o 30 días y cada año se adelanta al anterior, el pasado año arrancó el 13 de abril y este año el día 2, un día después del pregón de la Semana Santa de Lorca, es decir, este año, el mes sagrado de las personas practicantes del Islam coincide con la celebración religiosa de las personas católicas.

“Los cristianos celebran la Semana Santa y nosotros el Ramadán, hay mucha diversidad cultural en Lorca”; “El Ramadán y la Semana Santa es lo ‘mismo’, han manifestado Hali y su hija Omaina, una joven magrebí que llegó a Lorca cuando a penas tenía un año, en la actualidad es integradora social y junto a su familia nos ha abierto las puertas de su casa para saber qué es exactamente el Ramadán y cómo se celebra. Para ponerles en situación, los periodistas de esta casa, junto con la concejala de Diversidad, Antonia Pérez, hemos roto el ayuno con esta familia un Martes Santo, coincidiendo con el Encuentro del Paso Encarnado.

Cerámica de barro / CADENA SER

“Chicas bienvenidas, como si estuvieseis en vuestra casa, coger lo que queráis”, dice Omaina. Una mesa que ilumina el salón, no solo por los platos bien elaborados, sino por la decoración, la tetera, vasos, manteles, etc. Los musulmanes rompen el ayuno con dátiles (así lo hacía el profeta), y un poco de zumo o té y seguidamente comienzan a comer. En casa casa, la rutina alimentaria es diferente. “Estos alimentos nos aportan nutrición y energías y aguantamos hasta la siguiente comida. No comemos todo lo que se ve en la mesa, la comida entra más por el ojo que por el estómago”, relata Noa, una joven magrebí y lorquina que nació en el municipio hace 18 años.

Mesa para romper el ayuno con todo tipo de alimentos y bebidas / Cadena SER

La madre de la familia, ama de casa, es la que se encarga de cocinar y preparar todo. “Me encanta cocinar y en menos de 3 horas lo tengo todo listo”

  • ¿Cómo os sentís los primeros días del Ramadán?
  • Souhaila y Noa: “Nos sentimos muy bien, los primeros días se hacen duros porque es dejar de comer de golpe pero no nos supone un esfuerzo. Nos da más pena los chicos pequeños cuando ven a sus compañeros almorzar en el recreo”.

Durante este mes sagrado, el ayuno largo se realiza durante las horas de luz, entre las seis de la mañana y ocho y media de la tarde aproximadamente. “Normalmente comemos sobre las 20.40, vamos a la Mézquita a rezar, dormimos, nos levantamos a comer sobre las 6 de la madrugada y ya dormimos o nos vamos a trabajar o estudiar”, explican Souhaila y Noa, las gemelas de la familia quienes han explicado que también leen el Corán, a clases, en definitiva hacen su rutina. Entre risas, confiesan que hay quienes optan por dormir muchas horas.

Ver vídeo / Qué comen los musulmanes para romper el ayuno

Beneficios del Ramadán

El Ramadán forma parte del cuarto pilar del Islam y durante este mes los musulmanes intentan empatizar, reflexionar, no criticar o ponerse en el lugar del otro, entre otras actitudes. Además, durante este mes durante las horas de luz no pueden mantener relaciones sexuales y tampoco deben fumar. “Hay que ayunar obligatoriamente, y se purifica el cuerpo, es beneficioso para la salud”, indica Noa, que explica que es “un mes de prueba” pero que tienen que ser así de bondadosos todo el año, no criticar a los demás, no tener maldad, etc.

Infusiones y tés de marruecos / Cadena SER

¿A qué edad se empieza esta celebración?

Dependiendo de la persona, los primeros ayunos suelen comenzarse a los 14 años, cuando son pequeños les inculcan el ayuno de la paloma. “El niño es retado por su familia. Por ejemplo si entre las 17.00 y las 01:00 no comes nada te damos 5€”, comenta Souhaila. El pequeño de la familia, tiene 14 años, se llama Obman y este año esta haciendo su primer Ramadán. “Lo llevo bien”

Omaina sirve los dulces / Cadena SER

En la Ciudad del Sol casi todo el mundo, por no decir todo el mundo, sabe lo que es esta celebración. Noa y Souhaila nos relatan que sus compañeros de instituto tienen mucha empatía e intentan no comer delante de ellos. “Mis compañeros son maravillosos y tienen mucha educación”

Semana Santa para los cristianos, Ramadán para los musulmanes

Para los musulmanes este mes es sagrado y agradecen que haya caído en abril aunque reconocen que cualquier fecha es importante. A favor de la interculturalidad nos cuentan que han acudido en alguna ocasión a los desfiles bíblico pasionales. “Nosotras desde pequeñas hemos ido a ver los caballos, procesiones, esta muy chula, es otra cultura”, opina Omaina.

Una cena atípica en un Martes Santo que nos deja muchas anécdotas y curiosidades como esta:

  • Noa, entre risas, nos confiesa que iba a quedar esta semana con sus amigos pero que ellos estaban de resaca. De maneras diferentes, comparten una festividad. “Mis amigos esta mañana no se podían levantar de la resaca que tenían y yo tengo que ayunar. Todos de una manera diferente estamos de festividad“.

Lorca, primer municipio de la Región de Murcia que cuenta con una Concejalía de Diversidad

Antonia Pérez, concejala de Diversidad en el Ayuntamiento de Lorca acompañó a Radio Lorca Cadena SER a realizar este reportaje y nos explica porque es tan necesaria esta área. “Es necesaria la integración cultural en el municipio, culturas que no son tan diferentes. El Ramadán o la Semana Santa tienen objetivos diferentes pero todos tienen sus objetivos. Tenemos que aprender a convivir entre todos”, manifiesta.

En Lorca residen cerca de 100.000 habitantes y un 22,5% lo representan extranjeros. En estos días tan señalados, las calles del municipio están llenas de cultura y fervor. Por un lado, la pasión hacia el Islam y por otro, la pasión hacia la Semana Santa, dos culturas diferentes, dos religiones diferentes, pero todas son respetables. Y si tenemos que sacar una conclusión de este reportaje es que no somos tan diferentes, todas las culturas son respetables, y en el caso de los musulmanes hay que reconocer que son muy ‘hospitalarios’ y generosos. Nadie salió de la casa con el estómago vacío y cómo no, el tupper de los dulces viajó a la emisora de la Cadena SER.

Souhaila prepara un tupper para las invitadas / Cadena SER

El próximo 2 de mayo finalizará el Ramadán y la comunidad islámica lo celebrará en la Mézquita con una fiesta. En Lorca, el próximo lunes 18 de abril finalizará la Semana Santa, coincidiendo con el Lunes de Pascua.