La Virgen que se apareció a cristianos y musulmanes

Fue en Egipto, lugar donde se refugiaron Jesús, María y José al huir de Herodes

0
4

Una de las apariciones marianas menos conocidas es la de Zeitún, en la que María se apareció tanto a cristianos como a musulmanes sin dejar un mensaje.

Zeitún es una palabra árabe que significa “olivo” y es el símbolo de la paz, por eso esta aparición está vista como un aliento para la paz.

Zeitún es una ciudad que se encuentra en la región de Matruh, cerca de El Cairo, capital de Egipto. De acuerdo a la tradición fue en este lugar donde se refugiaron Jesús, María y José cuando huyeron de la persecución del Rey Herodes.

En Zeitún se encuentra la Iglesia Ortodoxa Copta de San Marcos. La noche del martes 2 de abril de 1968 se apareció sobre el techo de esta Iglesia la imagen luminosa de una mujer que fue identificada como la Virgen María. Una escena a la que asistieron muchos testigos que vieron la aparición y coincidieron en todos los detalles al describir tal acontecimiento. Sin embargo, estas apariciones se remontan al año 1920 cuando Tawfig Khalil Bey, un propietario copto que quería construir un edificio en Zeitún, tuvo una visión de María que le prometía honrar este lugar de manera especial si él construía una iglesia en lugar de un edificio. Así se hizo y la iglesia de san Marcos fue construida.

Las principales apariciones de Zeitún tuvieron lugar entre 1968 y 1970. El 2 de abril de 1968 un grupo de obreros musulmanes reconoció inmediatamente a la Virgen María en la aparición de una mujer arrodillada al lado de la cruz. Luego, hubieron otras apariciones siempre relacionadas con fenómenos luminosos, que fueron llamados “lluvia de diamantes”, acompañados de un olor de incienso. La imagen de esta Virgen se parece a la de la Inmaculada Concepción que se apareció a Catherine Labouré en 1830 y que las escuelas católicas hicieron muy popular en Egipto.

Algunas filmaciones y fotos dan testimonio ahora de estas apariciones. Se hicieron también numerosas investigaciones para descubrir si se trataba de falsas imágenes. Luego, con el paso de los años, estas apariciones empezaron a llamar más y más la atención de las personas, llegando a reunir hasta 250.000 personas al mismo tiempo, entre cristianos, judíos, musulmanes, no creyentes y muchos otros de distintas naciones.

Generalmente, María se aparecía de noche, casi siempre acompañada de palomas luminosas que revoloteaban a su alrededor. Aquellos que presenciaron estas apariciones dijeron haber visto a la Virgen caminar sobre el techo de la iglesia y la cúpula; que la vieron arrodillarse y en ocasiones levantar al niño Jesús en sus brazos. Todas las apariciones no tenían el mismo tiempo de duración y variaban desde unos pocos minutos hasta nueve horas.

Para conocer más sobre esto, el patriarca ortodoxo Kyrillos VI formó una comisión de investigación que autentificara estos testimonios, algunos de sus miembros revelaron haber visto elevarse de la Iglesia un humo de color violeta perfumado, antes de que apareciera la silueta de una mujer envuelta en un halo de luz, que todas las personas presentes, cristianas o musulmanas, podían ver en ese momento.

La Iglesia, luego de ser renovada, fue dedicada a “La Virgen de la luz”. Las apariciones silenciosas de Zeitún son consideradas como un llamamiento al diálogo ecuménico e interreligioso. El Papa Pablo VI, que envió observadores al lugar, declaró que la Santa Sede respetaba la opinión de la Iglesia local tal como la Iglesia católica copta respeta profundamente la versión de las apariciones publicadas por la Iglesia ortodoxa copta.

Virgen Inmaculada, Tú que has acogido la luz del Espíritu Santo y que te has convertido en la casa del Dios vivo. Madre de la Luz, cuida de tus hijos y especialmente de aquellos que han seguido a tu Hijo y han sido perseguidos. Te rogamos que impidas que el mundo pueda afectar la verdad y la justicia. Quita la piedra que tienen en lugar del corazón y que hace de ellos unos asesinos en el nombre de la religión. Que tu luz nos ilumine a todos!