Siria: “Cristianos rehenes en la región de Idlib”

Lo denuncia la hermana Maria Lúcia Ferreira, una monja portuguesa que se encuentra en Siria y que vive en el Monasterio de Santiago Mutilado en Qara, a noventa kilómetros al norte de Damasco

0
25

“Hay fieles cristianos que están siendo retenidos y tomados como rehenes en la zona de Idlib – ciudad del noroeste de Siria, situada cerca de la frontera con Turquía – y la situación podría explotar en cualquier momento”. Es la denuncia y llamamiento que llega de parte de la hermana Maria Lúcia Ferreira, una monja portuguesa que se encuentra en Siria y que vive en el Monasterio de Santiago Mutilado en Qara, a noventa kilómetros al norte de Damasco. En la actualidad hay unos noventa mil civiles desplazados de Idlib en los últimos días que se han dirigido hacia la frontera turca a raíz de las incursiones sirias y rusas contra el bastión rebelde del noroeste del país.

Casi medio millón de desplazados

Según la ONU, desde el pasado mes de diciembre las personas desplazadas de Idlib son casi medio millón. Según la hermana Myri – nombre con el que se conoce en Siria a esta religiosa –  está preocupada por la situación en las tres aldeas habitadas por cristianos en la zona, donde hay personas que “nunca han podido salir o tener contacto con sus familias desde que los terroristas ocuparon la zona hace seis o siete años”.

Mientras tanto, tal como informa la Agencia de noticias ANSA, prosiguen las negociaciones sobre la crisis después de la reunión del sábado 8 de febrero. Desde Estambul se informa que una delegación rusa estará esta tarde en Ankara para las conversaciones con las autoridades turcas sobre la crisis en Idlib, en lo que será un nuevo encuentro tras el de hace dos días que duró unas tres horas.

Encontrar una solución ante las tensiones

Esta reunión tiene como objetivo encontrar una solución ante las tensiones vinculadas a la ofensiva del régimen de Bashar al Assad y de Moscú contra la fortaleza rebelde del noroeste de Siria, que según la ONU ha causado más de medio millón de personas desplazadas en dos meses y que hace una semana resultó en el más severo enfrentamiento directo desde hace años entre las fuerzas de Ankara y Damasco.

En las conversaciones participan los respectivos viceministros de asuntos exteriores, junto con las delegaciones de los dos ejércitos y de los servicios de inteligencia y Alexander Lavrentiev, enviado especial de Vladimir Putin para Siria. Turquía y Rusia se habían puesto de acuerdo, junto con Irán, para transformar el área de Idlib en una zona de desescalada militar. Pero de hecho, la tregua se ha roto desde hace meses.